Sponsors

central ink flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos
Boletín Semanal Octubre 15, 2018

Los modelos de pago que han adoptado los dirios digitales

La proliferación de las noticias falsas en las redes sociales y la campaña de desprestigio que inició Donald Trump contra la prensa contribuyeron a despertar las conciencias de los ciudadanos. A finales de 2016 y a lo largo de 2017, medios de comunicación de todo el mundo experimentaron un importante cambio en su modelo de negocio.Con los anunciantes migrando hacia plataformas como Facebook y Google, los lectores se han convertido en los nuevos mecenas de los medios.

Una nueva generación de internautas ha abandonado la cultura del “todo gratis” y cada vez se muestra más dispuesta a pagar por acceder a servicios online. Aunque son pocos los medios que han experimentado un aluvión de suscripciones similar al de empresas como Netflix y Spotify, sí se aprecia un claro cambio de tendencia en la industria periodística.

De los tres modelos de ingresos generados por la audiencia, la suscripción es la opción ideal para todos aquellos medios que ofrecen un periodismo altamente diferenciado y cuentan con una base sólida de seguidores fieles. Algunos medios que optan por un modelo de membresía o donación, permiten que toda su audiencia disfrute de los contenidos de forma gratuita. Por lo tanto, los usuarios que deciden pagar una cuota no lo hacen para acceder a un producto informativo, sino porque quieren apoyar una causa en la que creen y con la que se sienten identificados.

Suscripción:

  • ‘The New York Times: Los precursores del muro de pago han conseguido pasar de un modelo en el que los anuncios representaban el 80% de sus ingresos, a otro en el que dos tercios de las aportaciones económicas provienen de los suscriptores. Los ingresos por publicidad impresa se han desplomado y los abonados alcanzan los 3,6 millones (más de 2,6 millones solo en digital). El reto es superar los 10 millones en los próximos años, ya sin el empuje del llamado “Trumpbump” (rebote Trump).
  • ‘The Washington Post’: Fred Ryan, editor del periódico estadounidense, envió una carta a sus empleados las pasadas Navidades en las que calificaba el año 2017 de “verdaderamente excepcional”. Las exclusivas periodísticas lograron atraer a la audiencia, con un rápido crecimiento en las páginas vistas y en el vídeo, pero fundamentalmente en las suscripciones. Los abonados digitales se triplicaron respecto a 2016 y en septiembre ya superaban el millón. La contribución de los abonados y los importantes ingresos generados por la publicidad digital, posibilitaron que el diario volviera a ser rentable por segundo año consecutivo.
  • ‘Financial Times’: si en 2016 el diario británico consiguió que sus ingresos digitales superaran a los de la impresión, en 2017 su logro fue reclutar al mayor número de lectores de pago en sus 130 años de historia. La cifra de suscriptores totales se situaba el pasado noviembre en 900.000, de los cuales 700.000 eran digitales y el 80% hombres. A raíz del escándalo del uso de datos de los usuarios de Facebook por parte de Cambridge Analytica, salió a la luz que ‘Financial Times’ y ‘The Economist’ contrataron a esta firma para obtener más suscriptores en Estados Unidos.

Membresía:

  • ‘De Correspondent’: el medio holandés sorprendió a la industria periodística al recaudar mediante crowdfunding 1,7 millones de euros. Una vez que el proyecto se puso en marcha, los lectores quisieron seguir dando su apoyo a este pequeño medio. Ya son 60.000 las personas que pagan una cuota de 70 euros al año o 7 euros al mes, en un país de apenas 17 millones de habitantes. La equivalencia con un mercado como el estadounidense sería de un millón de suscriptores. Para premiar su fidelidad, ‘De Correspondent’ permite que los lectores formen parte del proceso editorial.
  • ‘The Guardian’: es uno de los pocos medios de renombre que ha rechazado poner su contenido detrás de un muro de pago o establecer un modelo ‘freemium’. El diario ofrece tres tipos de membresía: ‘supporter’, ‘partner’ y ‘patron’, según la aportación que realicen los contribuyentes. De esta forma, ya son más de 800.000 los lectores que financian su periodismo. El pasado otoño, los ingresos provenientes de la audiencia superaron a los de la publicidad.
  • ‘eldiario.es’: navegar sin publicidad es lo que ofrece el digital español a todas las personas que se conviertan en socios. Gracias a la aportación de 5 euros al mes de sus lectores, el diario de Ignacio Escolar consigue ser independiente y rentable. Otras ventajas para los socios son que sus comentarios aparezcan destacados, participar en debates y encuentros, o ser los primeros en leer las informaciones. En 2018, el diario de Ignacio Escolar ha superado los 31.000 socios. Si entre 2017 y 2018 solo lograron aumentar el número de socios en poco más de 2.000 personas, de enero a mayo de 2018 el crecimiento ha sido de más de 9.000. Aún así, desde el diario insisten que los lectores que pagan tan solo representan un 0,3% de su audiencia.

La nueva app de The Economist está dirigida a mantener cautivo al suscriptor

To grow reader revenue, publishers are increasingly putting customers at the center of their organizations to drive subscriptions and retention.

For the past eight months, The Economist has worked to drive retention, as it’s cheaper to keep readers than to acquire new ones. Case in point is its new Economist app, which went live May 2 and is free to download, but requires a subscription to access articles.

Denise Law, who led the project in a newly created role of head of product, said the new app was developed with the awareness that readers are overwhelmed by the amount of content in it, which leads them to unsubscribe.

“People who engage with digital products are more likely to re-engage with their subscription,” said Law. “We want to demonstrate through the app that you don’t need to read from cover to cover to get value.”

Traditionally, The Economist’s products were designed to drive revenue from advertisers and circulation, but now that circulation revenue exceeds advertising revenue, its strategy has shifted. According to the publisher’s financial report ending in March 2017 across all Economist businesses, subscriptions and circulation revenue make up 58 percent of its revenue, while advertising accounts for 18 percent, the balance coming from sponsorship, marketing services and other areas. Subscription and circulation revenue has grown 21 percent year-on-year.

“Now, the idea is to bring a new culture of becoming a subscriber-first publication,” said Law. “The biggest implication is better serving our paid readers. We’re not just making money from eyeballs, but growing reader revenue.”

The new app took roughly 10 developers nine months to build, according to product manager Richard Holden, who led the app development. Its most prominent feature is the editor-chosen Daily Picks section that’s designed help readers navigate the breadth of stories the publisher covers. Law said readers reported that their favorite sections, be it science or technology, were often never read because they were at the back of the magazine.

Other app features are easier to find, like the Daily Charts that are popular on social media and the audio versions of articles. According to The Economist, only 10 percent of its app users listen to audio, but they tend to be very loyal.

The Daily Picks section is designed to showcase the breadth of The Economist’s content.

The Economist has 10 different apps in the Apple App Store. The new app doesn’t replace existing Economist apps, but includes features of its other apps like morning digest The Economist Espresso and The Economist Classic, the digital edition of the weekly magazine. As the new app is designed for retention rather than acquisition, the team will pay close attention to how often people return each week.

The Economist is adapting its newsletter strategy to solve customer problems, too, and as with the app, Law believes there’s a business case for launching newsletters that support retention.

“It’s a time for consolidation for us. We used to care a lot about reach. While it’s still important to get our brand across as many channels as possible, reach is not a wise game to play in the long term,” said Law. “We need to serve customers with great product experiences.”

Nuevas investigaciones indican cual es el modelo de pago que ha triunfado en los websites de noticias

When newspapers first went online, the generally accepted wisdom of the time was that their content had to be free. It was argued that “free” was necessary to attract eyeballs, and that’s what the advertising model required: LOTS of eyeballs.

That unearthed two problems. 1) The eyeballs weren’t worth much, less than a tenth of a penny today, and 2) only the three or four largest national newspapers could attract enough of those eyeballs to raise enough pennies to sustain even a portion of the business.

So our industry spent more than a decade stumbling through various experiments. The Dallas Morning News put up a pay wall, later killed it and went back to free, and this past year launched a new pay model. It wasn’t the only newspaper to ping pong through the decade.

The conversation became dominated by semantics (subscription or membership?), pricing (wet your finger, stick it in the air, and see which way the wind is blowing?), and sampling (metering, allowing a certain number of free views before asking for money). These all have provided valuable learning experiences.

Research at the Missouri School of Journalism indicates our industry has finally found a pluralism in approach: a metered pay model with 10 or fewer free reads before a reader/viewer would be asked to subscribe, donate or register.

More than 300 news websites were surveyed, 236 of them newspaper websites. Of those 236, nearly three-quarters had a metered model. And of those 170 websites, almost 90 percent limited free views to 10 or fewer.

To find out more, including results for broadcast and digital-only news organizations, click the link on the left to download a pdf of the summary report.

It’s refreshing to note that the industry has upped its game in researching and analyzing its opportunities and business options. A few years ago researchers from the University of Missouri worked with The Seattle Times to determine optimum content bundles (print, digital, mobile) and optimum pricing for each bundle. Smarter than a wet finger in the air.

Now The Seattle Times is getting smarter about attracting readers to those bundles. The programmers there are experimenting with algorithms that help 1) widen the funnel of prospective readers, 2) determine which of those readers are most likely to respond positively to an invitation to subscribe or join and 3) at what point(s) in that journey down the funnel would they be most likely to accept such an invitation. This is the kind of data collection and analysis that many industries and companies use, but it’s relatively groundbreaking for the news industry. It’s briefly mentioned in this story from Kristen Hare at Poynter

Follow RJI in coming months to learn more about experiments in more sophisticated approaches to growing digital subscriptions.

This report was created by Anna Lewis, a Discovery Fellow at the Missouri School of Journalism. Discovery Fellows are high-achieving students selected from incoming freshmen to conduct undergraduate research. Lewis, from Moberly, Missouri, is now a sophomore at the University of Missouri.

Las salas de redacción locales se están adaptando a un entorno digital

El último informe del Instituto de Reuters para Estudios Periodísticos (RISJ por sus siglas en inglés) examina cómo las organizaciones de noticias locales en Europa se están adaptando a un entorno cada vez más digital, móvil y dominado por plataformas.

El reporte titulado “La transición digital de las noticias locales”, está basado en 48 entrevistas con personal editorial y comercial de medios informativos en el Reino Unido, Alemania, Francia y Finlandia y detalla los cambios que están haciendo para operar de manera más eficiente en un entorno cada vez más digital.

Los autores, Joy Jenkinks (Investigador afiliado postdoctoral del RISJ) y Rasmus Kleis Nielsen (director de investigación del RISJ) alaban el compromiso con la experimentación de las organizaciones de noticias, así como los pasos que han tomado para ello. No obstante, reconocen que “por todo el trabajo impresionante que se ha llevado a cabo, la transición digital de noticias locales claramente está aún en una etapa inicial.”

“Las noticias locales son realmente importantes para asegurar que las personas están bien informadas sobre sus comunidades y empoderadas para involucrarse en ellas,” afirma el co-autor Rasmus Kleis Nielsen.

“Está claro que el modelo de negocios basado en la publicidad, que históricamente ha financiado a las noticias locales, está siendo realmente desafiado actualmente. Es por ello que es motivante el haber identificado diversos ejemplos sobre periódicos locales y las maneras en que están trabajando para reinventar su periodismo y sus modelos de negocios para adaptarse a un entorno cada vez más digital, móvil y dominado por plataformas.

Algunos de los principales hallazgos del reporte incluyen:

  • Las organizaciones de noticias locales y regionales están invirtiendo en un futuro digital, incluyendo la creación de salas de redacción digital firsty adaptadas a las necesidades de sus audiencias.
  • Grupos locales de medios están experimentando distintas fuentes de generación de ingreso, incluyendo métodos como muros de pago o suscripciones pagadas, eventos, clubes de miembros y comercio electrónico.
  • Como muchas organizaciones de noticias, los medios regionales y locales compiten por publicidad contra plataformas como Google y Facebook pero también dependen de ellas para alcanzar audiencias en línea.
  • El ritmo de cambio varía según el país pero todas las organizaciones de noticias en la muestra aún se enfocan en sus productos impresos para generar ingresos, aunque entienden la transición digital como una necesidad.

Mientras la mayoría de las organizaciones de noticias incluidas en la muestra aún generan entre el 80 y 90% de su ingreso (a veces más) de las operaciones del legado impreso, están diversificando sus modelos de negocios al incorporar eventos o publicidad nativa, así como al explorar ofertas de contenido pagado en línea.

El informe señala tres diferentes enfoques para la producción y monetización de las noticias locales en la era digital: “escala nacional”, “amplitud regional” y “profundidad local”. Éstos moldean todo lo relacionado con decisiones editoriales, cultura de salas de redacción y modelos de negocio.

“Todos estos enfoques son distintos a una estrategia más resignada que se puede ver en algunas partes de la industria de noticias regional y local, en la que las compañías se enfocan en reducir costos para mantener sus empresas rentables, aún cuando los ingresos tradicionales decaen,“ escriben los autores.

“Todos los enfoques aquí discutidos implican inversión en el desarrollo de nuevas ofertas digitales y maneras de interactuar y fidelizar a comunidades locales que no se enfocan simplemente en obtener ingresos operacionales de corto plazo de un negocio impreso decadente.”