Sponsors

central ink flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos
Boletín Semanal Octubre 15, 2018

Los millennials han resultado ser un público objetivo muy atractivo para las empresas que ofrecen servicios en Internet. Compañías como Netflix o Spotify buscan atraer el interés de estos jóvenes, pero para los medios de comunicación puede ser demasiado tarde. Diarios como ‘The New York Times’ o ‘Libération’ se han dado cuenta de las ventajas de iniciar a los niños en la lectura de prensa y han lanzado en los últimos meses productos creados exclusivamente para ellos.

Los niños de hoy son los suscriptores del futuro. Este inteligente planteamiento está empezando a germinar en las redacciones de los periódicos más importantes del mundo. La ventaja no solo radica en que al lanzar productos específicos para los más pequeños de la casa se crea un hábito de lectura y un apego a la marca en edades clave. Esta estrategia a largo plazo también permite obtener beneficios inmediatos, al ‘obligar’ a los padres a convertirse en abonados.

'Libération'

El pasado mes de septiembre, el diario francés ‘Libération’ convirtió su producto para niños ‘Le P’tit Libé’en un semanario digital y una aplicación para iOS. Dirigido a niños entre 7 y 12 años, cada viernes se centra en un tema que haya sido noticia esa semana: desde el primer año de Macron como presidente de Francia a la independencia de Cataluña.

El acercamiento de las ‘noticias de adultos’ a los niños se realiza de una manera pedagógica, divertida e interactiva. El diario mantiene un tono neutro, sin sesgo, porque el único objetivo es que los niños tengan conocimientos suficientes para entender de qué han estado debatiendo los adultos durante toda la semana.

El tema central se divide en seis secciones, de las que solo se puede leer una de manera gratuita. Para acceder a las otras cinco, los padres deberán pagar 5 euros por una suscripción mensual o 55 euros por la anual.

En apenas ocho meses, ‘Le P’tit Libé’ ha logrado reunir cerca de 1.000 suscriptores, gracias a una estrategia de marketing basada en anuncios display que solo visualizaron sus abonados. Durante los próximos meses está previsto el lanzamiento de campañas digitales y televisivas para lograr alcanzar los 5.000 suscriptores a finales de año. El producto solo será sostenible si llega a 3.000 suscriptores y la buena noticia es que por el momento nadie se ha dado de baja. Sus responsables también han comprobado que entre los suscriptores se encuentran muchos profesores que utilizan el contenido como material de apoyo, por lo que ya están manteniendo conversaciones con el Ministerio de Educación con el fin de que ‘Le P’tit Libé’ sea más accesible en las escuelas.

Para que los niños se diviertan este verano, ‘Libération’ lanzará una edición impresa de 84 páginas. El nuevo producto recopilará las historias publicadas en la web y la app durante el último año y presentará otras nuevas.

‘The New York Times’ lanza 'Kids'

El caso del diario neoyorquino es aún más llamativo. Lo que empezó siendo una sección especial en la versión impresa del ‘Times’ el pasado mayo, se ha convertido en un producto mensual por expreso deseo de sus lectores. A través de una petición en ‘Change.org’ y de varias cartas al director, los ciudadanos, incluidos los propios niños, convencieron a los responsables del diario para que mantuvieran una sección fija en el periódico.

Desde el pasado enero ‘Kids’ se publica junto a la última edición dominical de cada mes, y en ella se puede leer una clara advertencia: “esta sección no debe ser leída por adultos”. A pesar de estar enfocada a los más pequeños, imita secciones clásicas del diario como opinión, arte, nacional, deportes, estilo, ciencia, viajes o alimentación.

En palabras de los responsables del ‘NYT’, entre sus objetivos están ayudar a los niños a entender “el mundo complejo en el que viven” y adentrarles en “los placeres de los medios impresos”. Los niños son tratados con el mismo respeto que el resto de la audiencia desde el punto de vista editorial, entre otras razones porque “son más curiosos que muchos adultos”, “quieren ser parte de la conversación”, “aprenden algo nuevo cada día”, “son más inteligentes de lo que creemos” y “aprecian una buena historia”.