Sponsors

central ink flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos
Boletín Semanal Noviembre 11, 2018

Los medios de comunicación tradicionales han dado la espalda a los niños sin querer entender que entre ellos están sus futuros lectores y pretendidos suscriptores. 'Joca' es un caso de éxito en un país que cuyos medios perdieron hace un lustro su tradición por las ediciones infantiles.

Durante 52 años, los niños brasileños tuvieron una cita con las noticias gracias a 'Folhinha', el suplemento infantil del icónico 'Folha de S. Paulo': cerró en 2016 por falta de anunciantes y como medida para ahorrar costes. Antes, en 2013, habían caído 'Estadinho', la versión infantil de 'O Estado de S. Paulo', y 'Globinho', el periódico para niños de 'O Globo'. Poco después estalló el escándalo de las noticias falsas, cuyo caldo de cultivo estaba en las mismas redes sociales a las que los principales diarios brasileños (y de cada país) habían expulsado a sus lectores más jóvenes, a pesar de estar buscando desesperadamente ampliar su base de usuarios para lograr suscripciones de pago.

En Europa, sobre todo en el norte, son frecuentes las ediciones infantiles de periódicosEl caso del 'Aftenposten Junior' es de libro, hasta el punto de haberse convertido en el referente de un mercado al que la mayoría de las grandes cabeceras siguen dando la espalda mientras luchan por recomponer sus decrépitos negocios. Pero en Brasil se esconde otro caso de éxito: 'Joca'. Un periódico para niñosfundado en 2011 por la empresaria Stéphanie Habrich con el objetivo de replicar ese modelo europeo de prensa de suscripción para niños en uno de los países más jóvenes de América, donde el 22% de la población tiene menos de 14 años, según datos de la CIA (2017).

Habrich reconoce que su primer intento fracasó: enfocó las suscripciones a los adultos, como sucede en el modelo de negocio europeo. Pero la realidad socioeconómica brasileña es bien distinta a la de los países nórdicos: el poder adquisitivo es menor. Supo recalcular y enfocó las suscripciones a los colegios privados, los únicos con los fondos necesarios para hacerse con una o varias copias de 'Joca', de publicación quincenal. El éxito fue inmediato y hoy llega a 200 escuelas del país, de las que el 25% son públicas (mecenas, escuelas privadas y fundraising que ponen en marcha los padres de los niños lo permiten). El 90% de los 18.000 ejemplares que tira 'Joca' cada dos semanas van a parar a los colegios, muchos de los cuales ya incluyen el periódico entre sus materiales docentes.

Periódico infantil que cuenta con los niños

'Joca' se ha convertido en un referente informativo para los adolescentes brasileños, pero también atrapa a los adultos por su capacidad para trocear y contextualizar las noticias de actualidad. El periódico incluye contenidos en inglés y complementa sus contenidos con una plataforma digital en la que cuelgan ejercicios prácticos relacionados con las noticias publicadas. Además, acaba de llegar a un acuerdo con 'Folha de S. Paulo' para integrar algunos contenidos en su web. Pero la razón de su éxito entre los jóvenes también tiene otra explicación: la participación.

'Joca', que tiene 15 empleados, da a sus pequeños lectores la oportunidad de participar activamente en la creación del periódico. Muchos niños 'trabajan' como editores y otros proponen temas para elaborar artículos y reportajes. En ocasiones, incluso realizan ellos mismos las piezas, que después son publicadas en el diario. Sus promotores consideran obvio que un periódico enfocado a los niños cuente con ellos para elaborarlo. También, que si se quiere llegar hasta ellos, el periodismo debe adecuar sus mensajes y no pretender a toda cosa que acepten contenidos enfocados a los adultos. O, peor aún, basura viral para obtener clics fáciles gracias a temas absurdos que no aportan nada. El éxito sabe a qué puerta llamar y se gesta en secreto durante años. 'Joca' y 'Aftenposten Junior' lo han demostrado.