Sponsors

central ink flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos
Boletín Semanal Marzo 24, 2019

Las suscripciones de pago aumentan a un ritmo frenético, los ingresos por publicidad digital están casi igualados con los impresos y ha contratado a tantos periodistas que nunca antes había empleado a tanta gente. Si pensábamos que la prensa estaba en crisis, mejor mirar al NYT para darse cuenta de que el futuro solo estará en manos de quien sepa diseñarlo bien. Y ellos dan una lección al mundo.

En media-tics hablamos con más frecuencia de la que nos gustaría de los múltiples e interminables males que sufre la prensa, algo que hacemos porque pensamos que el primer paso para superar un problema es reconocerlo. Pero cuando miramos hacia dos ciudades estadounidenses separadas por apenas 400 kilómetros lo único que recibimos son buenas noticias que contradicen nuestro propio relato. Eso, o son la excepción que confirma la regla.

Washington y Nueva York se han convertido en el epicentro del futuro de la prensa. Algo comprensible tratándose de Estados Unidos, donde generalmente suceden los cambios que marcan el futuro (aunque ahora tengamos que prestar cada vez más atención a China). Allí, y como ya sabemos de sobra, el 'Washington Post' y el 'New York Times' están escribiendo el futuro de los medios.

Hoy nos vamos a centrar en este último, 'The New York Times'. Siempre ha sido una institución del periodismoel absoluto referente para cualquier medio o periodista que se precie. Y puede que en la actualidad lo sea aún más, porque junto con su compañero o rival de la capital estadounidense, son los que están demostrando el camino a seguir.

9 estrategias del 'New York Times' a imitar

A veces no hay que inventar la rueda, basta con analizar qué hacen los mejores y sumarse a la ola.

Las cifras de The New York Times en 2018

En 2018, 'The New York Times' hizo historia. Y por varias razones que contradicen todo relato victimista sobre la crisis de los medios, aunque su ejemplo no sea fácilmente extrapolable a otros mercados. El diario neoyorquino facturó el año pasado 1.748 millones de dólares, frente a los 1.676 millones de 2017, año en el que habían crecido un 7,7 % respecto a 2016. ¿Vemos la tendencia? El diario ingresa más dinero cada año y no se vislumbra techo.

Pero no todo es ingresar dinero. De hecho, puede que la clave esté en la procedencia de esos ingresos. Y ahí, de nuevo, el 'New York Times' da una lección: de sus ingresos totales en 2018, el 60 % (1.042 millones de dólares) proceden de las suscripciones de pago, un crecimiento del 3,4 % respecto al año anterior. Entre 2016 y 2017 habían crecido un 14,5 %. Solo en el cuarto trimestre de 2018, el NYT sumó 265.000 nuevos suscriptores, aunque la nota curiosa la pone el hecho de que únicamente 172.000 lo fueran al producto informativo. ¿Qué está pasando? Muy sencillo: el diario neoyorquino es más que un periódico.

Para empezar, en 2018 facturó 147,7 millones de dólares en concepto de "otros negocios", un 36,7 % más. Una importante brecha que implica ganar dinero con otras cuestiones que no necesariamente son noticias. Y ahí está teniendo especial importancia la cocina y los pasatiempos: el diario tiene casi 650.000 suscriptores que pagan a cambio de recibir contenidos como recetas de cocina y crucigramas. Aunque la cifra de suscriptores en realidad es una anécdota en perspectiva: el 'New York Times' ronda los 3,4 millones de suscriptores online, casi el doble que en 2016. Es un 27,1 % más que en 2016 y casi la mitad del objetivo que tiene marcado el diario: 10 millones de abonados en 2025. A este ritmo, es posible que lo consiga.

Más redactores y beneficios en NYT

Pero las buenas noticias del 'New York Times' no acaban aquí. Hasta ahora no habíamos hablado de publicidad, y como todo diario que se precie, el neoyorquino también tira de ella. En 2018 facturó 548 millones de dólares por publicidad, un 1,7 % más. Si ya de por sí es positiva, lo es aún más si, de nuevo, lo miramos en perspectiva: 299 millones proceden de la impresa y 258,8 millones, de la digital. Es decir, las partidas están prácticamente igualadas y el sorpasso es cuestión de tiempo, ya que la publicidad impresa cayó un 5,3 % y la digital creció un 11,3 %. De hecho, en el cuarto trimestre del año facturó más por publicidad digital que por publicidad impresa.

El colofón está en el resultado de todo lo anterior. Que no es para menos. Si en 2017 logró beneficios por valor de 4,3 millones de dólares, en 2018 ascendieron a 125,7 millones. Pero como siempre queda alguna noticia más por dar, aquí vaen 2018 el 'New York Times' contrató a 120 nuevos periodistas, por lo que cerró el año con una plantilla de 1.600 personas. Es la mayor cifra de su historia. ¿Crisis de la prensa? Vayamos a Nueva York.