Sponsors

central ink flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos
Boletín Semanal abril 10, 2019

Hay muy escasos informes en nuestro país sobre el ecosistema de la información digital, cuando la Red es ya el segundo medio de información en España, con un 75,7 % de alcance según datos del Estudio General de Medios. Por eso es particularmente interesante el trabajo publicado en la Revista Latina de Comunicación Social. A marzo del año pasado, se analiza una muestra compuesta por 3.431 medios digitales, el mayor informe actualizado, minucioso aunque no exhaustivo. De la muestra total, 3.065 estaban activos, es decir, se habían actualizado al menos una vez en los últimos tres meses. Se ha producido un espectacular crecimiento en la última década, pues prácticamente triplica la cifra censada diez años antes. Y esto se produce en medio de una profunda crisis económica. Ese extraordinario dinamismo contrasta con la estrechez del mercado publicitario que pueda sustentarlo y pone en evidencia el incierto futuro al que se enfrentan estos medios.

El estudio ha sido realizado por Ramón Salaverría, María del Pilar Martínez-Costa y James Breiner, todos de la Universidad de Navarra. La investigación muestra que tres cuartas partes de los medios digitales tenían alcance local o hiperlocal. Por otro lado, una tercera parte del total de los cibermedios del país (35 %) eran nativos digitales. La inmensa mayoría de estos medios están sometidos a una existencia precaria, con redacciones muy pequeñas, "compuestas de profesionales con poca experiencia en el uso de la tecnología digital o en las estrategias comerciales", como afirma el mencionado informe.

Todo ello se traduce en una alta vulnerabilidad financiera. La publicidad es abrumadoramente predominante: el 81,5 % utiliza la publicidad como parte esencial de su modelo de pago. El patrocinio público, presente en 574 medios digitales (18,7 %), era la segunda vía, y la suscripción, la tercera, presente en un magro 11 % del total. Ante esta situación, muchos cibermedios están desarrollando fórmulas adicionales de financiación, tales como la venta de merchandising, intermediación comercial, organización de eventos de pago y similares. Hay cibermedios que combinan hasta cinco de estas vías de financiación. Una encuesta realizada por el Reuters Institute for the Study of Journalism pone de relieve que las suscripciones deberían ser una fuente muy importante de los ingresos digitales, por encima de la propia publicidad digital o el contenido patrocinado. En este sentido, el mercado español se muestra todavía muy alejado de esta tendencia.

Si tenemos en cuenta que, desde una perspectiva global, el total de la publicidad digital parece haber alcanzado un cierto techo y las grandes plataformas tecnológicas (Google, Facebook y Amazon, principalmente) acaparan hasta el 70 % del montante total, no es difícil prever un futuro bastante incierto para una buena parte de los medios digitales españoles. Es imprescindible que los medios españoles desarrollen modalidades de suscripción, así como subvenciones o patrocinios públicos, especialmente en el ámbito local.

Según el mencionado informe, la inmensa mayoría de los cibermedios en España, el 93,7 %, se corresponde con iniciativas de titularidad privada. Las iniciativas públicas se corresponden mayoritariamente a cibermedios de corporaciones municipales, pero representan una muestra muy pequeña del total, solo 125 casos.

Predominan los cibermedios dedicados a la cultura, casi un tercio de los medios especializados. Otras áreas destacadas son los deportes, las publicaciones técnicas y profesionales (98 medios) y las de ocio y entretenimiento (94 medios).

Con respecto a las lenguas, se confirma que el castellano es la lengua principal (75,8 %). Destaca el catalán, con nada menos que 534 medios, seguido de lejos por el euskera (109 medios) y el gallego (88 medios). En el caso del catalán, su presencia alcanza a 9 de cada 10 medios digitales en Cataluña.

Los medios digitales españoles han proliferado extraordinariamente, incluso en un periodo de penuria económica en el que los medios tradicionales han entrado en una espiral de caída que no parece tener fin. Es evidente que muchos profesionales en el paro han recurrido a crear y alimentar medios digitales. Han sabido navegar a contracorriente, pero es bastante probable que esta superabundancia vaya a entrar en un periodo de fuerte consolidación.