Índice

Sponsors

cic flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal octubre 13, 2019

En 2018, las ventas de libros de tapa dura en EE.UU. aumentaron 6,9%, las de libros de tapa blanda 1,1% y las de libros electrónicos cayeron 3,6%. El número de títulos de revistas impresas publicados en EE.UU. aumentó a 7.218 desde 7.176, según Association of Magazine Media. Estas son más revistas que las que EE.UU. tenía en 2009. A pesar de los estragos que la revolución digital causa en las redacciones, la gente sigue sacando nuevos títulos, y 96% de los ingresos por suscripción de la industria de las revistas aún proviene de las ediciones impresas, y digital cubre el resto.

Ya deberían haber muerto hace mucho tiempo los discos de vinilo, los libros en papel y las revistas, pero se niegan a desaparecer e incluso muestran un crecimiento sorprendente. Probablemente sea natural asumir que las personas siempre consumirán contenido en algún tipo de caparazón físico, no solo porque instintivamente otorgamos más valor a los bienes físicos que a los digitales, sino porque siempre habrá una demanda para marcar una independencia de las grandes corporaciones que nos saturan con contenido digital.

Según la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos, las ventas de álbumes de vinilo crecieron 12,9% en términos de dólares a US$224 millones y 6% en términos unitarios a 8,6 millones en el primer semestre de 2019, en comparación con los primeros seis meses de 2018. Las ventas de discos compactos (CD) se mantuvieron constantes, y si la dinámica actual continúa, los discos a la antigua pronto superarán los CD, compensando así la disminución en otras ventas físicas de música. Los ingresos por transmisión crecieron más rápido por razones obvias: es más barato y más conveniente. Pero la gente claramente no está dispuesta a renunciar a una tecnología que no ha cambiado mucho desde la década de 1960.

En 2018, las ventas de libros de tapa dura en EE.UU. aumentaron 6,9%, las de libros de tapa blanda 1,1% y las de libros electrónicos cayeron 3,6%. El número de títulos de revistas impresas publicados en EE.UU. aumentó a 7.218 desde 7.176, según Association of Magazine Media. Estas son más revistas que las que EE.UU. tenía en 2009. A pesar de los estragos que la revolución digital causa en las redacciones, la gente sigue sacando nuevos títulos, y 96% de los ingresos por suscripción de la industria de las revistas aún proviene de las ediciones impresas, y digital cubre el resto.

Una explicación podría ser que, como escribieron Ozgun Atasoy de la Universidad de Basilea y Carey Morewedge de la Universidad de Boston en un documento basado en una serie de experimentos, las personas están más dispuestas a comprar bienes físicos que los digitales equivalentes, y probablemente a pagar un precio más alto por ellos. De tener la opción, la gente preferiría tener un LP de vinilo que su imagen digital en la nube en algún lugar; es solo que la opción no existe la mayor parte del tiempo. Atasoy y Morewedge escribieron que el efecto se explica principalmente por la "propiedad psicológica": es difícil para las personas sentir que poseen algo que no pueden tocar físicamente.

Sin embargo, escribieron que otros factores no identificados también entran en juego, ya que la propiedad psicológica no explica completamente la diferencia en la disposición de las personas a pagar por los dos tipos de productos. Creo que Michael Palm, de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill, señaló estos factores en un artículo publicado a principios de este año. Sugirió que lo físico frente a lo digital, o lo nuevo frente a lo antiguo, podría ser un punto de diferenciación menos relevante que la cultura corporativa frente a la cultura independiente.

La industria discográfica se deshizo de la fabricación de vinilos cuando aparecieron los CD. Las grandes cadenas de tiendas dejaron de vender LP. Pero los pequeños productores y las tiendas de discos que también funcionan como centros comunitarios han mantenido viva la cultura y el formato. Ahora, las grandes empresas vuelven a ver un potencial comercial, pero piden discos de vinilo a productores independientes, que no siempre pueden cumplir, y distribuyen a pequeñas tiendas, no solo a cadenas gigantes como Best Buy, que ahora almacenan nuevamente discos de vinilo.

"Para combatir la incursión corporativa en los mercados de vinilo, algunas disqueras independientes se están integrando verticalmente y han comenzado a fabricar, así como a distribuir y vender sus propios discos", escribió Palm. "Lo que está en juego en el futuro del vinilo implica la viabilidad de una cadena de suministro independiente para la música popular, y estas se encuentran en un entorno de medios dominado por el acceso en línea al contenido controlado por los guardianes corporativos".

Una lógica similar se aplica a los libros. Según la Asociación Estadounidense de Libreros, las ventas de las librerías independientes aumentaron aproximadamente 5% en 2018. Estas tiendas son donde la gente pasa el rato, discute sus descubrimientos, recibe recomendaciones y consejos. También es donde los productos de pequeñas editoriales reciben más atención que en las principales librerías o en Amazon.

El aumento en el número de revistas impresas tampoco está ocurriendo gracias a grandes lanzamientos de grandes editoriales industriales. Hay espacio en esta industria para publicaciones de nicho que desean un contacto íntimo con los lectores, no una pequeña parte de la atención desperdiciada en Internet. Association of Magazine Media afirma que el tiempo promedio para leer la edición de una revista publicada en EE.UU. es de casi 50 minutos. Una revista es el mismo tipo de alternativa a Instagram o Twitter que un disco de vinilo a Spotify o Apple Music.

Esta podría ser la última línea de defensa para los formatos de contenido antiguos, una línea que podrían mantener para siempre: la preservación de la creación, fabricación y distribución independientes en un mundo que pertenece a corporaciones gigantes que producen contenido en masa y lo distribuyen en masa a través de la nube. La dicotomía entre lo viejo y lo nuevo podría resultar engañosa; no hay nada "viejo" en tratar de ir más allá del mercado masivo.

por Leonid Bershidski 20 septiembre, 2019