Índice

Sponsors

cic flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal mayo 29, 2020

El precio es de 10 euros al mes. La información esencial sobre el virus sigue en abierto

Un mes de mayo de hace 44 años nacía EL PAÍS en una época también muy convulsa y de cambio en la historia de España. Entonces salíamos de una dictadura, que fue además una época de aislacionismo internacional; hoy, en un mundo hiperconectado, la convulsión cruza fronteras y su carácter es sanitario y económico. EL PAÍS transita estas circunstancias como el gran periódico en español, un diario en papel, como entonces, pero, sobre todo, una web viva 24 horas al día que afronta la cobertura de la crisis del coronavirus como un medio maduro convertido en referencia global.

Es en este contexto donde EL PAÍS se está reinventando de nuevo para garantizar su futuro: el pasado 1 de mayo se completó el lanzamiento del modelo de suscripción digital, un proceso que ha durado meses y que se aplazó por la gravedad de la situación provocada por la pandemia. Los lectores en Internet podrán consultar hasta 10 artículos al mes de forma gratuita, pero después necesitarán suscribirse para tener acceso total a los contenidos del periódico. Un contador les va señalando en qué momento están antes de llegar al límite. Los actuales suscriptores de la edición impresa pueden leer, ver y escuchar la edición digital sin desembolso adicional.

Habrá una excepción durante algún tiempo: la información esencial sobre el coronavirus permanecerá en abierto, manteniendo la condición de servicio público como el valor dominante de EL PAÍS. El directo, donde se vuelca toda la última hora sobre la crisis, además de las actualizaciones de datos y sus infografías, los artículos relativos a anuncios de las autoridades que afecten inmediatamente a los ciudadanos, así como las piezas explicativas que puedan ayudar a tomar decisiones tanto en el aspecto sanitario como laboral o financiero, también permanecen en abierto y no suman en el contador mensual. En paralelo, para algunos artículos sigue siendo necesario registrarse, de forma gratuita.

No es ningún secreto que los periódicos llevan años peleando por adaptarse a la revolución que ha supuesto Internet. Muchos no han sobrevivido, y otros han visto diezmadas sus Redacciones. A la crisis económica de 2008 se le sumó la constante caída de ventas de los diarios por la migración de la audiencia a entornos digitales, y en paralelo la inversión publicitaria ha ido cayendo. La otra vía de ingresos que se empezaba a construir, la de la publicidad digital, se ha visto ralentizada por la competencia de las plataformas tecnológicas, que dominan el mercado casi monopolísticamente. Por eso, pese a que durante años la mayoría de los periódicos han ofrecido su información de manera gratuita en Internet, hace ya tiempo que muchos optaron por implantar modelos de suscripción digital que compensaran el cambio de escenario. Primero fueron los diarios económicos, como The Wall Street Journal Financial Times, quienes abrieron el camino. Probablemente, el momento clave para los medios generalistas se produjo en 2011, cuando The New York Times lanzó su sistema de pago, hoy de enorme éxito. Para entonces muchas cosas habían cambiado. La velocidad de Internet, la mejora de los sistemas de pago y los teléfonos inteligentes transformaron el panorama, contribuyendo a facilitarle la vida a los lectores que decidían apoyar un proyecto periodístico. En el caso del diario global estadounidense se sumó otro factor: la llegada al poder de Donald Trump, que provocó una reacción masiva en muchos lectores que decidieron respaldar a la cabecera. Frente a un mundo cada vez más plagado de bulos o de información sin rigor, el lector buscaba hechos y profesionalidad.

El pasado 8 de marzo, EL PAÍS dio un primer paso y ofreció a los lectores la posibilidad de suscribirse. La respuesta ha sido un éxito, y miles lo han hecho aun cuando todavía podía accederse a la web sin restricciones. Mantener una Redacción global con más de 400 periodistas, la mayor red de corresponsales de habla hispana en el mundo o equipos de especialistas que hoy más que nunca se hacen relevantes —en salud, en ciencia, en educación, en economía, política, datos, gráficos o multimedia, por poner solo unos ejemplos— es un gigante y necesario esfuerzo consustancial a la estrategia de EL PAÍS.

La pandemia ha sido el último obstáculo en sumarse a ese camino pedregoso por el que avanzan los periódicos desde hace más de una década. Los lectores que quieran apoyar este proyecto pueden hacerlo por 10 euros al mes. El precio del primer mes es un euro, sin compromiso de permanencia. También existe la opción de suscribirse anualmente, por 108 euros en España con el regalo de un altavoz inteligente Google Home Mini, o por 96 euros en todo el mundo. Además de tener un acceso ilimitado a los contenidos, los suscriptores serán los únicos con la posibilidad de escribir comentarios en los artículos de EL PAÍS, con el objetivo de construir una comunidad crítica y constructiva libre de toxicidad. Además, la experiencia de lectura tendrá publicidad reducida y se dispondrá de tres accesos simultáneos para consultar el diario en varios dispositivos.