Índice

Sponsors

cic flint kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal julio 23, 2020
 

Esta semana, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) publicó la actualización del reporte de la Federación Internacional de Editores de Periódicos (FIPP), que analiza el modo en que los medios de todo el mundo se vieron afectados por la pandemia y las acciones que diseñan para salir de la crisis. El foco de este reporte da cuenta del modo en que el sector de los medios se está preparando para afrontar “un futuro radicalmente diferente”. El informe destaca que “el impacto del Covid-19 en las publicaciones ha traído consigo una crisis existencial para muchos. También ha traído innovación y resistencia”. Las claves de la transformación digital.

Dar un salto de 5 años

Esta organización aglutina a editores de diarios del mundo. En esa línea, señala que “muchos editores se han visto afectados por la disminución de los ingresos publicitarios y las ventas impresas.

Sin embargo, estas tendencias habían estado presentes antes de la crisis y parecen haber sido aceleradas por ella”. Una mirada interesante sobre los efectos del coronavirus da cuenta de reconocer que “lo que hizo la pandemia fue, de repente y sin planificación, obligar a la industria de los medios a avanzar cinco años en el camino en términos de trabajo remoto, eventos virtuales y reconsideración de la impresión”, dice John Wilpers, coautor de ‘Innovación en los medios 2020’ Informe mundial 2021.

En esa línea, se inscribe la decisión de discontinuar sus ediciones impresas de tantos diarios de Argentina, que han tomado decisiones similares.

La reconversión digital de los medios

Las cifras de consumo de noticias en sitios digitales refuerzan estas decisiones. Los lectores se han volcado de forma masiva a los medios digitales para estar enterados de las novedades del Covid-19 y el resto de los temas de interés público. Solo en Argentina, para marzo las cifras mostraban un crecimiento de 20 millones de clics por día, según el reporte de ComScore.

Son muchos los que coinciden en que este nuevo escenario obligó a muchos medios a acelerar decisiones que tenían “demoradas”. Implementar el teletrabajo, apostar fuerte al soporte digital, avanzar en la generación de historias multimedia y promover contenidos para los celulares, han sido parte de las transformaciones en estos pocos meses de pandemia.

El aumento en el tráfico también ha llevado a ganancias significativas en la suscripción. Matt Lindsay, presidente de Mather Economics, dice que han observado un “aumento del 87% en las conversiones de suscripción de marzo a mayo”.

Nancy Gauss, directora ejecutiva de Video en The New York Times, apuesta a convencer a los editores a aportar valor adicional para suscriptores: “Cuando pensamos en un producto de suscripción premium que vale la pena pagar y que se diferencia en el panorama competitivo… se trata de crear un producto diferenciado y único por el que valga la pena pagar”, agrega. Los muros de pago o el hecho de pagar para acceder a contenido, es otro de los desafíos que debe resolver el mundo de las noticias.

La calidad tiene audiencia

Desde la revista Wired afirman algo que parece confirmar este crecimiento de las audiencias digitales: “Si hacés periodismo de calidad, si tienés autoridad, que creo que tenemos en este espacio, y hay integridad y calidad en lo que estás haciendo, entonces afortunadamente hay una gran audiencia para eso”, señala Greg Williams, editor en jefe de Wired UK.

Pero la afirmación vale para todos, y en Argentina crece el tráfico en contenidos de calidad y medios que expresan su propia voz, en la maraña de contenidos digitales que inundan el ciberespacio.


En medio de la pandemia, El Entre Ríos apostó todas sus fuerzas al sitio digital con muy buen pronóstico: de abril a mayo la cantidad de visitas aumentaron casi un 50%.

En Concepción del Uruguay nació “Dale Concepción”, un nuevo sitio digital que duplicó su audiencia de un mes a otro, cifras impensables en otros tiempos. El fenómeno es parte de todo el ecosistema de noticias que hace tiempo debía asumir este desafío: la pandemia obligó a dar el salto más rápido y concentrar más esfuerzos en generar contenidos de calidad y reforzar la estrategia digital.

Los lectores han mostrado creciente interés en el contenido original y valioso que generan muchos medios digitales.

Un nuevo modelo de negocio

Sin duda que el tema crucial de esta transición es el modelo de negocio y la sustentabilidad de los emprendimientos periodísticos. Mientras algunas empresas vaticinan un incremento de ventas mayor a la previsión de este año por la explosión del consumo digital, la mutación va más lenta en Argentina donde los ingresos digitales no son tan fuertes como en otros países.

Por eso, el momento demanda ojos bien abiertos, mucha conexión entre medios, la cercanía de las entidades profesionales y empresarias y una reingeniería interna que exige directivos a la altura de los desafíos.De cara a los lectores, Colin Morrison (Flashes & Flames) confía en que “las marcas más duraderas serán aquellas con contenido único y cuya estrategia digital siga estos pasos:- Una relación directa con el público como miembros o suscriptores.

  • Brindar servicios «para entusiastas, por entusiastas» y ser auténtico.
  • Un enfoque verdaderamente «independiente de la plataforma» para la provisión de productos, servicios y plataformas.
  • Servicios interactivos que fomentan el «engagement» de las relaciones comunitarias dentro de la membresía.
  • Propiedad de información exclusiva para y sobre el mercado.
  • Colaboraciones, alianzas y asociaciones para mejorar la versatilidad y experiencia.

Hacia nuevos medios

Así como ha quedado demostrado que cada medio va a requerir un área de especialistas en desinformación para combatir las fake news, también cobra relevancia la diversificación de los equipos de trabajo con la incorporación de ingenieros en software, especialistas en datos y diseño interactivo que deberán agregar valor al contenido periodístico que se produce.

Lejos de acobardar a los responsables de medios que deben hacer malabares par ajustar las cuentas, el momento parece haber abierto una enorme ventana de oportunidad para el crecimiento y consolidación de un nuevo modelo de ingresos que garantice que el periodismo de calidad siga firme y en pie, en tiempos en que los embates del poder se hacen sentir con fuerza en las trincheras de las redacciones.