Índice

Sponsors

cic  kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal octubre 7, 2020
 

El reconocido periodista a nivel mundial Yusuf Omar habló con Dinero sobre el futuro de los medios de comunicación en la era digital, el impacto de las redes sociales en la confianza y el respeto a los medios por parte de sus lectores.

El periodista internacional Yusuf Omar, que participó en el conversatorio "¿Cuál es el futuro de los medios y los periodistas en el mundo digital pospandemia?", organizado por Tigo, habló en exclusiva con Dinero sobre el impacto de las tecnologías en los medios de comunicación y la relevancia que han ganado las redes sociales en la forma de hacer periodismo en el mundo. 

Lea también: Google anunció que pagará por contenido a medios de comunicación

Omar recibió el reconocimiento mundial tras recorrer diversos países y contar noticias usando únicamente su celular a través del #OurStories. Fue reportero de guerra en Irak y promueve el uso de los dispositivos móviles para que las personas puedan contar noticias desde cualquier parte del planeta. 

Dinero: Con la tecnología y la capacidad de hacer periodismo desde el teléfono, ¿cómo se transforma el rol del periodista actual? 

Yusuf Omar: Los periodistas seguirán siendo periodistas, pero en vez de ser creadores de la información deberán ser curadores de la misma. Tradicionalmente, estábamos en las calles haciendo reportería, pero ahora, con miles de celulares produciendo información en todo el mundo, somos como el ojo de Dios y nuestra labor es recolectar esa información e ir más allá de solo mostrar. El verdadero valor será hablar de los protagonistas del video o la foto, buscar el porqué ocurrieron los hechos y hacer una labor de análisis y, por ello, las tecnologías serán las aliadas en nuestra tarea de informar. 

D: ¿Cuál es el mayor valor hoy de un medio de comunicación frente a lo masivo de las redes sociales?

YO: La gente pagará por experiencias y por el valor mismo de la información; el periodista deberá ir a la tecnología para obtener la información, pero el valor de su labor está en el análisis y en darle contexto a la información. 

D: Con millones de teléfonos en el mundo compartiendo información, ¿cómo luchar contra las fake news?

YO: Ese es un tema muy complejo, porque no es fácil atribuirle la responsabilidad a alguien en particular. ¿Es de la red social? No, porque si bien sus algoritmos controlan temas de racismo, violencia o cualquier tipo de acto de odio, no pueden determinar si la información realmente es verdadera. ¿Es responsabilidad del Gobierno? Esta es una atribución peligrosa, porque si le pedimos a las entidades gubernamentales que regulen la información habrá influencias y conflictos de interés. 

También le puede interesar: Empresas podrán cobrar por sus eventos en línea en Facebook

Podría ser, entonces, responsabilidad de quien lo sube o lo comparte, pero con la demanda de información constante es muy difícil saber si lo que comparto es o no verdadero. Creo que la verdadera tarea es tener campañas de educación e ilustrar a los lectores para que vayan más allá de publicar y corroboren la información. 

D: Si la información se puede obtener de las redes tradicionales y si además la covid-19 obliga a trabajar desde casa, ¿el periodista inevitablemente se convertirá en un reportero de escritorio?

YO: Bien se dice que la buena sala de redacción es la que siempre está vacía. Con la covid-19 se ha experimentado un fenómeno de encierro forzado y de transformación en la forma de hacer periodismo, pero insisto en que la labor del periodista será analizar el valor de la información y ser curador de la misma. 

D: En el caso de lo que ocurre con temas de publicidad y mercadeo en los medios, ¿cómo se puede distinguir la línea entre lo que es información o simple publicidad? 

YO: Esos son dos campos que cada vez se acercan más y ahí el reto está en saber distinguir lo que es noticia de lo que es la venta de un servicio. Esto será clave, porque allí un medio se juega su reputación. Si un medio pierde la confianza de sus lectores o espectadores, fácilmente pierde el juego. En temas de marketing o, incluso, de influencias políticas que también se ven muy seguido, el medio necesita estar preparado para el control de la situación para mantener la confianza y credibilidad.