Índice

Sponsors

cic  kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal Marzo 15, 2021
 

El País de Madrid empezo con paywall en mayo de 2020 y hasta hoy a conseguido 90 mil suscriptores digitales.

Esto hace que su número de lectores en línea de pago ya más del doble de sus 45.000 suscriptores impresos (que también pueden acceder a la página web).

El editor gerente Borja Echevarría (en la imagen) dijo que la decisión de retrasarse se produjo durante "acaloradas discusiones" en la semana anterior a su puesta en marcha el 1 de marzo, después de que la Organización Mundial de la Salud declarara el coronavirus como una emergencia de salud pública de interés internacional.

Algunos del equipo pensaron que deberían aprovechar la pandemia, que podría ser un "gran momento para conseguir suscriptores", dijo, mientras que otros pensaron que podría ser una oportunidad para "establecer una relación fuerte con el público" antes de pedirles que se suscribieran.

El muro de pago medido, que permite a los visitantes leer diez artículos gratuitos al mes antes de que deben suscribirse, en su lugar se lanzó el 1 de mayo.

Hablando en un seminario web para el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo el miércoles, Echevarría dijo: "Pensamos que podríamos pasar esos meses mostrando la importancia del tipo de periodismo que hacemos y en muchos sentidos creo que en lugar de una campaña de marketing tradicional el Covid se convirtió en nuestra mejor campaña de comunicaciones y marketing".

Predijo que el sitio web alcanzará los 100.000 suscriptores antes de que la estrategia marque su primer aniversario en mayo. Además, El País cuenta con alrededor de 3,5 millones de usuarios registrados.

Los suscriptores digitales son similares a los lectores impresos en demografía, pero un poco más jóvenes. Ambos son un "poco demasiado masculinos" y un "poco demasiado viejos", dijo Echevarría.

Inicialmente, las suscripciones eran el mismo precio - 10 € al mes - en todo el mundo, pero desde entonces esto se ha reducido a la mitad del precio en países como México y Colombia.

"Creemos que tenemos una gran oportunidad fuera de España", dijo Echevarría. "En España tenemos un techo, tenemos 45 millones de ciudadanos. Tenemos 400 millones de personas que hablan español en el mundo".

Echevarría dijo que si la estrategia de suscripción hubiera lanzado en marzo la web probablemente tendría 20.000 suscriptores más ahora, pero que el período intermedio había ayudado a "generar adicción" entre los lectores y que es una "apuesta a largo plazo".

El País registró un tráfico récord en marzo y abril, con 180 millones de navegadores únicos en abril.

"Realmente creo que fue una buena decisión esperar", dijo Echevarría.

Y añadió: "La gente en España estaba encerrada, tenía sed de información confiable, eran suscriptores potenciales y, de alguna manera, estábamos generando una adicción a las noticias antes de lanzar el muro de pago".

Echevarría dijo que El País también había tenido un poco de suerte que lo hizo muy adecuado para cubrir la pandemia covid-19, incluyendo el hecho de que es un periódico global con la mayor red de corresponsales en el mundo de habla hispana más una sala de redacción de 30 en México y 20 en Brasil.

Además, el título tenía alrededor de una docena de periodistas dedicados a la salud y la ciencia y había comenzado a reconstruir su equipo de datos y visualización sólo seis meses antes, lo que le permitió satisfacer la enorme demanda de este tipo de contenido.

De las 20 mejores historias de la marca de noticias de 2020, unas 14 fueron producidas por el equipo de datos y visualización, estimó.

Los mayores desafíos de lanzar una nueva estrategia de negocio durante la pandemia incluyeron la cultura "muy basada en silos" entre los departamentos y la comunicación de cambios en los KPI [indicadores clave de rendimiento] al personal.

"Como tantas empresas periodísticas, no nos comunicamos muy bien dentro de la empresa y este es un gran reto", dijo Echevarría.

Y agregó: "Ser honesto sigue siendo un desafío. Llevamos una década hablando de transformación digital, de ir primero digitalmente, y la realidad es... la carga de la impresión en términos de cultura y procesos sigue ahí, pero está ahora o nunca. Mi sensación es que aceleramos.

"Como todos sabemos como con todo en nuestras vidas, esta pandemia lo ha acelerado todo por tres o cuatro años: cómo compramos, cómo nos conectamos con nuestros amigos, cómo consumimos noticias, es como si estuviéramos en 2025, así que ya no podemos permitirnos que la impresión sea una carga.

"Creo que la impresión todavía puede desempeñar un papel en un periódico como El País, pero hay que tener mucho cuidado de que no tenga un impacto negativo en la forma en que trabajas, en tu transformación".