Índice

Sponsors

cic  kodak3

logo-atdl

Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos

Índice

Boletín Semanal noviembre 29, 2020
 

La edición web logró, en marzo, 236 millones de páginas vistas y cerca de 44 millones de usuarios.

En este proceso, el periódico ha avanzado en tres frentes vitales: investigación, experimentación y análisis.

Durante este año, EL TIEMPO ha alcanzado las cifras de audiencia digital más altas que haya logrado un medio colombiano en internet. Los datos de Google Analytics, una de las herramientas más confiables en la medición de estos indicadores, muestran que en un solo mes (marzo) se registraron más de 236 millones de páginas vistas y cerca de 44 millones de usuarios.

Detrás de este logro, que es un motivo de agradecimiento con las audiencias, hay un modelo de transformación que está enfocado en entender las necesidades de información, actualización, educación, entretenimiento y análisis de los lectores.

Los tres últimos años han sido vertiginosos para la redacción y sus directivas, con cambios constantes en las plataformas por las que los lectores acceden a las noticias. En ese proceso, una de las premisas ha sido mantener los principios periodísticos que han consolidado el liderazgo del diario durante más de 109 años de historia. 

En ese sentido, el director general de EL TIEMPO, Roberto Pombo, subraya la importancia de mantener esos valores intactos. “Yo tendría que decir que el ADN de EL TIEMPO de hoy es el mismo de siempre, en el sentido de que somos una casa editorial comprometida con la verdad, comprometida con la seriedad, comprometida con la equidad, con la rapidez y la veracidad en la transmisión de las noticias y con un sentido profundo de responsabilidad con el papel que jugamos en un país tan complejo como Colombia. Y es un nuevo ADN en cuanto a que queremos que todos esos valores se transmitan de la manera más eficiente a través de nuestras múltiples plataformas digitales”, anota.

A la par con esta migración a las plataformas digitales, que ha permitido el cubrimiento en vivo de eventos, el fortalecimiento de una estrategia de videos y de pódcast, las conversaciones que estimulamos en las redes sociales y el acceso a los dispositivos de voz ('smart speaker'), el periódico ha avanzado en tres frentes vitales: investigación, experimentación y análisis. 

Somos una casa editorial comprometida con la verdad, comprometida con la seriedad, comprometida con la equidad, con la rapidez y la veracidad en la transmisión de las noticias

En ese escenario, entender cuáles son las necesidades más importantes para las audiencias es hoy un propósito permanente. La redacción usa herramientas que le permiten analizar cómo se están informando los lectores, a qué horas lo hacen, cuáles son sus preferencias, de qué quieren conversar y cómo ven el contenido que se ofrece en la agenda diaria.

“Nuestros periodistas hoy tienen más conocimiento de lo que el público considera relevante y útil para sus vidas diarias gracias a esa transformación. Este es un camino que no se detiene. Seguiremos profundizando en el uso de herramientas digitales para comprender lo que necesitan las audiencias en tiempo real”, dice Andrés Mompotes, subdirector de Información.

En ese proceso, la necesidad de innovar ha sido fundamental. Fue de esta manera como se decidió experimentar y crear un laboratorio de contenidos en el que se elaboran formatos periodísticos en video, pódcast y redes sociales.

“De manera casi instintiva y fluida, los reporteros y editores de calle migraron al lenguaje digital. Encajaron sus investigaciones de fondo y exclusivas a los nuevos formatos y a las exigencias de nuestra prioridad: los lectores”, explica Martha Soto, editora de la Unidad Investigativa.

“Los acontecimientos del último año, como la afectación por el covid-19, han puesto al periodismo frente al reto de informar veraz y oportunamente, innovando en los formatos”, asegura Jineth Bedoya, subeditora y líder de la campaña No es Hora de Callar, que desde EL TIEMPO enfrenta la violencia contra las mujeres.

Nuestros periodistas hoy tienen más conocimiento de lo que el público considera relevante y útil para sus vidas diarias gracias a esa transformación. Este es un camino que no se detiene

Una nueva estructura

Toda la investigación y experimentación, orientadas a conocer mejor a quienes cada mañana leen las páginas de la versión impresa o que consultan a cada momento la edición digital, desembocó en la visión de una nueva estructura en la sala de redacción.

Fue así como en octubre de 2018 se creó la mesa central, integrada por cuatro editores, cada uno de ellos especializado en un campo de acción: contenido digital (dos), contenido impreso y conocimiento de audiencias. Allí también confluyen el editor de video y los jefes de emisión de Citytv, el canal local de televisión líder en Bogotá y que hace parte de la Casa Editorial EL TIEMPO.

“Han sido tres años vertiginosos. Para ella han sido fundamentales el compromiso de la empresa y la buena disposición de los equipos de trabajo”, dice Ernesto Cortés, editor jefe de EL TIEMPO.

Esta estructura actúa de manera coordinada con equipos adicionales, como la unidad de especiales multimedia más premiada de Colombia en los últimos 10 años, la unidad de redes sociales, la unidad de datos, el laboratorio de innovación y un equipo de editores y redactores que completan 20 años de liderazgo digital.

Han sido tres años vertiginosos. Para ella han sido fundamentales el compromiso de la empresa y la buena disposición de los equipos de trabajo

Parte central en las conversaciones de todos estos equipos es que las decisiones se adoptan basados en tres elementos: el seguimiento de las necesidades del público a través de siete tableros de datos que se consultan de manera permanente, los valores periodísticos y la garantía de calidad.

Hacia adelante, el camino lo seguirá marcando el compromiso de trabajar por los lectores y la obligación de ofrecer información confiable y de calidad.

“De nuestro periodismo se puede esperar la preservación de los valores éticos que son la base original de nuestro oficio, y se puede esperar que sigamos entregándoles a nuestros lectores el mejor periodismo del país”, recalca Roberto Pombo.